Empresa creó escuela para que empleados terminen estudios

 

img001-eeca

La empresa Alladio, que desde esta ciudad cordobesa es la principal fabricante de lavarropas del país, se propuso que todos los empleados que no hubieran completado sus estudios primarios y secundarios pudieran hacerlo, pero en el lugar y en el horario de trabajo. Aunque suene raro, la escuela está allí mismo, donde trabajan.

(Por Augusto Laros – Especial – La Voz del Interior)

El desafío da vueltas, como los lavarropas que fabrican. La empresa Alladio, que desde esta ciudad cordobesa es la principal fabricante de lavarropas del país, se propuso que todos los empleados que no hubieran completado sus estudios primarios y secundarios pudieran hacerlo, pero en el lugar y en el horario de trabajo. Aunque suene raro, la escuela está allí mismo, donde trabajan. La empresa cuenta con tres aulas, inauguradas en abril de este año. Pronto sumará una biblioteca.

En Luque, ubicada en el departamento Río Segundo, a 100 kilómetros de la ciudad de Córdoba, Alladio es la principal fuente de empleo. Tiene 1.300 trabajadores, de los cuales ocho no terminaron la escuela primaria y cerca de 700 no completaron el nivel medio, según precisó Diego Novella, del área Recursos Humanos.

Desde que se abrió la posibilidad de completar el nivel primario, en 2006, ya egresaron 13 operarios, y otros 11 van por el mismo camino. Además, desde este año, los empleados también pueden terminar el secundario con la modalidad a distancia, que ya dio su primer egresado, mientras otros 16 persiguen esa meta.
A la vez, varios inscriptos no comenzaron las clases y otros desertaron a poco de andar.

Para alentar a los trabajadores a que terminen sus estudios, el cursado de las materias se da dentro del horario de trabajo, sólo en el caso de la escuela primaria, sin que ello implique descuentos en sus liquidaciones, según destacó Norma Vázquez, coordinadora pedagógica. La modalidad del nivel medio es a distancia, con tutorías dentro de la empresa.
“Todavía hay algunos que no asisten, pero los vamos a atraer”, afirmó optimista.

En el nivel medio se implementó, además, la modalidad a distancia, que permite a los alumnos, de muy diferentes edades, organizar sus propios ritmos de estudio.
Silvia Cervera, docente de Lengua, dijo que el plan está diseñado para que en dos años se complete el nivel medio. “Por supuesto que depende de la voluntad de cada alumno”, dijo.

Cervera destacó que se les da “muchas posibilidades y acompañamiento” a los alumnos. No obstante, admitió que la mayoría de los que no completaron el secundario sigue sin acercarse a las aulas, lo que supone el desafío de atraerlos.

“Sabemos que volver a estudiar requiere de esfuerzo. Pero confiamos en que, de a poco, vamos a conseguir que todos terminen sus estudios. Los futuros egresados van a contagiar a otros para que se acerquen”, confía Noelia Fervari, docente de Ciencias Sociales.

Diego Tabolini (34) es el primer egresado del nivel medio, además de abanderado. “Era algo que tenía pendiente. La familia y las posibilidades que me dieron acá me ayudaron. Ahora, me gustaría continuar con más estudios”, señaló.

José Herrera (38) apuntó: “Pude terminar la primaria acá, el año pasado. Me siento orgulloso, porque cuando tenía 9 años tuve que salir a trabajar como peón de tambo y dejar los estudios. El próximo año comenzaré el secundario”.